Productividad y Medio Ambiente ¿Enfoques a integrar o misión compartida?

Por Jorgelina Montoya

La producción agropecuaria impulsa el progreso de la economía nacional. La provisión de alimentos es un servicio ambiental; y encontrar las mejores tecnologías para producir es la misión de la agricultura argentina. Sin embargo, en la actualidad la agricultura es señalada como fuente de daño ambiental, por un uso inapropiado de los recursos naturales, o bien de contaminación por plaguicidas.

Décadas atrás la degradación ambiental por la agricultura estaba relacionada con el manejo de los suelos en diversas regiones de Argentina. La erosión hídrica y eólica mostraba procesos de deterioro edáfico, en muchos casos, ya irreversibles. Por otra parte, cultivos de diferentes regiones del país mostraban manifiestas disminuciones de rendimiento debido al deterioro de los suelos. Las palabras claves eran: suelo y labranzas, erosión hídrica y eólica, degradación físico-química de los suelos. Los títulos de las publicaciones de esa época eran tales como “El deterioro de las tierras de la República Argentina. Alerta amarilla” (SAGYP y CFA, 1995), “Labranzas en la región semiárida Argentina” (Centro Regional La Pampa-San Luis de INTA 1996); “Juicio a nuestra Agricultura” (INTA 1990). En este contexto, la siembra directa surge como una alternativa válida para la conservación del recurso edáfico y, por ende, de los rendimientos.

Durante cerca de 20 años parecía que habíamos alcanzado la meta. Habíamos logrado conservar el suelo, y hasta aumentado su productividad. Sin embargo, la ausencia del uso de estrategias mecánicas para la remoción y control de las malezas, sumado a la falta de rotación de cultivos y la intensificación del uso de insumos de síntesis, fundamentalmente herbicidas, condujeron a la aparición de nuevos problemas. Hoy en día, la agricultura está vinculada con palabras clave como resistencia a herbicidas, plaguicidas, deriva, persistencia, contaminación del agua y el aire.

Definitivamente, tenemos que “parar la pelota” y redefinir una nueva estrategia de juego. Donde cada jugador, entiéndase como cada uno de los actores del sistema productivo involucrados directa o indirectamente, tenemos que repensar las estrategias y prácticas de manejo para las producciones agropecuarias. Donde las palabras clave sean: compromiso ambiental, inocuidad alimentaria, buenas prácticas de manejo, biodiversidad, capacitación y educación. La producción agropecuaria y la conservación del medio ambiente no pueden estar ajenos uno del otro sino que son parte de lo mismo. Este es el desafío para el 3er Simposio de Malezas y Herbicidas que se realizará en Santa Rosa, La Pampa, entre el 23 y 24 de Agosto. Se propone un espacio para debatir y reflexionar acerca del interrogante: “Productividad y Medio Ambiente ¿Enfoques a integrar o misión compartida?”.

El Simposio congregará a diferentes especialistas de la ciencia ambiental y agronómica de distintas partes del país, organismos de gestión, administración y elaboración de políticas públicas ambientales, productivas y de salud.

+ Info en http://inta.gob.ar/eventos/3simposio-malezasyherbicidas

Incripción on line en: https://goo.gl/forms/kyNiDPYooNtNrptN2

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s